Rituales de dolor como cura para un alma adolorida

1458x 06. 01. 2020 Lector 1

El dolor físico ayuda del dolor mental. Muchas personas recurren a la autolesión si sienten un dolor interno que ya no se puede tolerar. Este acto ciertamente no es correcto, pero el efecto es en última instancia similar a los rituales de dolor. Sin embargo, estos tienen un impacto a más largo plazo y más complejo. Imagine un grupo de cuarenta hombres y mujeres bailando y gimiendo, gimiendo y llorando. Imagina bailar descalzo sobre una pila de brasas.

Quemar la depresión en polvo

Dimitris Xygalatas es antropólogo de la Universidad de Connecticut. En 2005 viajó al norte de Grecia para hacer su primer trabajo de campo allí. En esta área, el Festival Anastenaria se lleva a cabo en las aldeas, organizado por un grupo de cristianos ortodoxos. El festival se describe como tensión, lucha y sufrimiento. Al mismo tiempo, es sinónimo de realización y curación.

En su estudio, Dimitris retrata cómo una mujer mayor describió su curación a través del dolor. Sufría de depresión severa y ni siquiera podía salir de su casa. Le tomó años, finalmente su esposo organizó la membresía y participación en Anastenaria. Después de unos días de bailar y caminar sobre las brasas, comenzó a sentirse mejor. Y gradualmente su salud comenzó a mejorar en general.

Anastenaria está lejos de ser el único rito de dolor. A pesar de los enormes riesgos, millones de personas en todo el mundo realizan rituales similares. El daño al cuerpo es inmenso: agotamiento, quemaduras, cicatrices. En ciertas sociedades, estos rituales son una especie de madurez o pertenencia al grupo. La no participación puede significar humillación, exclusión social y peores destinos. Sin embargo, a menudo es participación voluntaria.

Cura del dolor con receta

Aunque existe el riesgo de trauma, infección y mutilación persistente, estas prácticas se prescriben como medicamento en ciertas culturas. Por ejemplo, la ceremonia de la Danza del Sol es aún peor que Anastenaria. Esta ceremonia es practicada por varias tribus americanas. Se considera un tremendo poder curativo. Implica penetrar o desgarrar la carne ...

O en la ceremonia mexicana de la Santa Muerte, el participante debe gatear en la arcilla sobre sus manos y rodillas a grandes distancias para pedirle fertilidad a la deidad, por ejemplo. En algunas partes de África, se practica el llamado Zār. Durante el curso, los participantes bailan hasta el agotamiento para superar la depresión u otra angustia mental.

¿Estas prácticas realmente ayudan? A lo largo de la historia, se han llevado a cabo muchos rituales para aumentar la cosecha, convocar lluvia o dañar a los enemigos. Pero estas ceremonias nunca han sido efectivas porque eran más de naturaleza psicológica, tal como habían sido bendecidas con soldados antes de la batalla. Sin embargo, los antropólogos han observado durante mucho tiempo que los rituales pueden haber tenido un impacto en las relaciones humanas y el comportamiento prosocial. Afortunadamente, estos efectos ahora se pueden estudiar y medir.

Dimitris comenzó a estudiar en serio en 2013 cuando conoció a Sammy Khan, un psicólogo social en la Universidad de Keele, Inglaterra. Khan era la misma pregunta, por lo tanto, qué impacto tienen los rituales extremos en la salud mental, sesgada. Esto fue seguido por una larga conversación y una reunión con expertos en el tema. Al final, la pareja logró obtener una subvención que les proporcionó equipos de control de salud. Se creó un equipo de científicos para monitorear los efectos de las prácticas rituales extremas en el campo. Los resultados de su estudio fueron publicados recientemente en una revista. Antropología actual.

Procesión del sufrimiento

Mauricio es una pequeña isla tropical en el Océano Índico. Dimitris ha estado trabajando en el campo durante los últimos diez años. Es una sociedad multicultural de diferentes grupos étnicos que practican una amplia gama de rituales diferentes siguiendo la colorida religión.

Esta diversidad debe ser fascinante para cualquier antropólogo, pero lo que hizo que Dimitris fuera a esta isla fueron las prácticas rituales de una comunidad tamil local. Estaba particularmente impresionado por una práctica llamada kavadi attam (danza del vientre). Parte de este ritual es un festival de XNUMX días, durante el cual los participantes construyen grandes santuarios portátiles (kavadi), que llevan sobre sus hombros en una procesión de varias horas al templo de Lord Murugan, el dios hindú de la guerra.

Pero antes de comenzar a construir sus cargas, sus cuerpos están paralizados por objetos afilados como agujas y ganchos afilados. Algunos tienen solo algunos de estos piercings en la lengua o la cara, otros duran incluso unos pocos cientos en todo el cuerpo. Las perforaciones más grandes tienen un espesor de mango de escoba. Suelen pasar por ambas caras. Algunos tienen ganchos en la espalda con cuerdas atadas a ellos, y estos son importantes para tirar de autos coloridos del tamaño de minivan.

Con todos estos piercings y cargas pesadas sobre sus hombros, los participantes del ritual caminan la mayor parte del día bajo el cálido sol tropical hasta llegar al templo. El camino está sobre asfalto caliente, donde los participantes están descalzos en marcha, o incluso caminan con botas hechas de clavos verticales. Cuando los participantes del ritual finalmente llegan a su destino, todavía tienen que llevar su pesada carga (45 kilogramos) hasta 242 escalones hasta el templo.

Millones de hindúes en todo el mundo persiguen esta tradición cada año. El objetivo de los investigadores era investigar los efectos de este sufrimiento en el bienestar mental y físico sin perturbar ni influir en los rituales. En el transcurso de dos meses, los expertos utilizaron una serie de medidas para comparar un grupo de participantes en un ritual con una muestra de la misma comunidad que no practica el ritual de tortura. Un monitor médico portátil, un brazalete liviano del tamaño de un reloj clásico, permitió medir los niveles de estrés, la actividad física, la temperatura corporal y la calidad del sueño. La información demográfica, como el estado socioeconómico, se recopiló durante las visitas semanales a los hogares de los participantes del ritual. El objetivo de la investigación fue crear su propia evaluación de su salud y bienestar.

Los pacientes sufrieron más dolor.

Posteriormente, el análisis mostró que las personas que sufrían enfermedades crónicas o discapacidades sociales estaban involucradas en formas mucho más extremas de la ceremonia; por ejemplo, el cuerpo fue destruido por un número mucho mayor de perforaciones. Y aquellos que sufrieron más dolor fueron posteriormente en su mejor momento.

Un dispositivo que observó la salud y el bienestar de los participantes en el ritual marcó una gran cantidad de estrés. La actividad electrodérmica de los mártires (la cantidad de conductividad eléctrica en la piel que refleja los cambios en el sistema nervioso autónomo y es una medida normal de estrés) fue mucho mayor en el día del ritual en comparación con cualquier otro día.

Pocos días después, no se observaron efectos negativos de este sufrimiento fisiológicamente en estos mártires. Todo lo contrario: unas semanas más tarde, hubo un aumento significativo en las evaluaciones subjetivas del médico de cabecera sobre el bienestar y la calidad de sus vidas en comparación con las personas que no participaron en los rituales. Cuanto más alguien sufría dolor y estrés durante el ritual, más mejoraba su salud mental.

Percibimos el dolor negativamente

Los resultados pueden ser sorprendentes para nosotros, pero no es de extrañar. La sociedad moderna percibe el dolor negativamente. Algunos rituales, como el ritual de Kavadi, representan un riesgo directo para la salud. Las perforaciones están sujetas a sangrado e inflamación importantes, y la exposición a la luz solar directa puede causar quemaduras intensas, agotamiento más allá de la capacidad de carga y deshidratación severa. Caminar sobre asfalto caliente también puede causar numerosas quemaduras y otras lesiones. Durante el ritual, los devotos enfrentan una gran angustia y su fisiología lo respalda.

Pero preguntemos por qué algunas personas están tan entusiasmadas con actividades como saltar en paracaídas, escalar u otros deportes extremos que no son completamente seguros. Por esa enorme euforia de arriesgar. Y los rituales extremos funcionan esencialmente de la misma manera. Liberan opioides endógenos en el cuerpo, químicos naturales producidos por nuestros cuerpos que proporcionan una sensación de euforia.

Enlace social

Los rituales también son importantes para la socialización. Si se va a realizar un maratón, la gente se reunirá y se separará nuevamente. Sin embargo, la participación en rituales religiosos les recuerda a las personas su continua pertenencia a la comunidad. Los miembros de estas comunidades comparten los mismos intereses, valores y experiencias. Sus esfuerzos, dolor y agotamiento son afirmaciones y promesas de compromiso continuo con la comunidad. Esto aumenta su estatus hacia la comunidad al construir una red de apoyo social.

Los rituales son saludables. No, ciertamente no se supone que reemplacen la intervención médica o la ayuda psicológica, y ciertamente ningún aficionado que pueda lastimarlos gravemente. Pero en áreas donde la medicina está menos disponible y desarrollada, en lugares donde uno difícilmente encontraría un psicólogo, o ni siquiera sabe qué es un psicólogo, estos rituales son beneficiosos tanto para la salud y la fuerza como para el bienestar psicológico.

Estos rituales ceremoniales se han transmitido de generación en generación durante muchos años y todavía están allí. Significa su importancia para ciertas culturas y grupos religiosos. Son sagrados para ellos, e incluso si no lo entendemos, es necesario tolerarlo y honrarlo.

Artículos similares

Deja tu comentario.